SOCIEDAD DE EMIGRADOS DE SAN LUIS A.C.: Inmortalizan a Manuel Campa García con monumento

“Un verdadero líder tiene el coraje para tomar decisiones difíciles y la compasión para escuchar las necesidades de los demás. Él no se propone ser un líder, sino que se convierte en uno debido a sus acciones y la integridad de su intención”, según narra la sabiduría de Douglas MacArthur y ese fue el caso de quien por más de 30 años se entregó a la lucha por los derechos de los emigrados: el señor Manuel Campa García.

Actualmente el líder social es recordado por cientos de trabajadores transfronterizos que a la fecha son testigos de la ardua tarea que Campa junto a muchos emigrados de la época hicieron a favor del gremio, sin embargo, hay una persona que además de ser su fiel compañera, hoy vive para contarlo, se trata de su esposa, la señora María Lastra de Campa.

“A Manuel lo recuerdo siempre inquieto por ver cómo apoyaba las causas de los emigrados, recuerdo que, a la hora que fuera, él estaba listo para ayudar a sus compañeros”, compartió su hoy viuda.

En vida, Campa García luchó por que se regulara el registro de vehículos con placas de Arizona ya que al ser éstos de propietarios transfronterizos, eran acosados junto a sus familiares al momento de pasar a México por sus placas estadounidenses. En muchos casos, les quitaba la licencia de manejo o se les aplicaban multas sin fundamento.

De igual forma, el padre de Manuel de Jesús, Joaquín, Luis, Lupita, Luz Elena, Sandra y Rebeca, peleó por que las familias de los emigrados asentados en San Luis Río Colorado tuvieran prestaciones federales como el seguro social y otras.

El hoy finado a los 71 años de edad fue el fundador de la Sociedad de Emigrados de San Luis A. C. alrededor del 1967, con la que dieron formalidad a todas esas luchas emprendidas a partir de la necesidad de que sus derechos se respetaran

Manuel Campa García, llegó a San Luis Río Colorado poco después de cumplir su mayoría de edad, a principios de los años 50, proveniente de su natal Guisamopa, Sonora, a su llegada a esta frontera se abocó a trabajar en los campos agrícolas de Yuma, Arizona, gracias a esto al tiempo obtuvo “papeles” para trabajar legalmente de aquel lado, lo que le dio la oportunidad de dejar las actividades del campo para dedicarse a su proyecto personal: La empresa “Río Colorado Construction”, con la que erigió varios de los edificios más importantes del condado.

VEN EN ÉL SIMILITUD CON CÉSAR CHÁVEZ

Manuel Campa García fue un incansable luchador de los derechos de los emigrados / Cortesía | Familia Campa

Por su lucha inalcanzable para un sector distinguido por ser trabajador y a la vez falto de derechos que los ampararan, Rebecca Ching Hurtado dijo que, en Campa García encuentra muchas similitudes con el líder social de Arizona, Cesar Chávez.

“Ambos son personajes de la historia de nuestra región a nivel binacional, que vivieron entregados para la lucha de los derechos de los demás, entonces es importante que tal cual lo hacemos con Chávez, a Campa también lo recordemos como se lo merece”, expresó la directora de Promoción y Desarrollo Turístico de San Luis Río Colorado, tras recordar que el emigrado es un sector que desde mucho tiempo atrás ha significado la entrada de divisas más importante en la ciudad, sosteniendo así gran parte de la economía local.

DEL RECUERDO A LA INMORTALIDAD

El trabajo de años de Manuel Campa García quedará inmortalizado por medio de un monumento que este 14 de diciembre será develado por la propia familia, por demás emigrados de la época del mencionado y por autoridades locales, quienes han impulsado este proyecto.

El monumento con la figura del líder social estará ubicado en la en la avenida Juárez y calle Primera y se entregará a la comunidad en punto de las 10:00 horas de este sábado.

30 Años distinguen a Manuel Campa García como luchador de los derechos de los emigrados de San Luis Río Colorado al trabajar en el condado de Yuma

OTRAS FACETAS NOBLES

Además, Campa García fue uno de los primeros promotores de la construcción de la iglesia San José Obrero y un gran colaborador de misioneros josefinos