FITCH RATINGS: Pemex es más vulnerable a los bajos precios del petróleo: Fitch

  • El negocio de la exploración y producción de Pemex no alcanza para cubrir un costo operativo y financiero promedio de 25 dólares por barril

La mexicana Pemex es la “más vulnerable” a los bajos precios del crudo entre las petroleras estatales de América Latina por su pesada deuda en medio de la rápida propagación del coronavirus, que está erosionando la demanda de petróleo y derrumbando los mercados de todo el mundo, dijo el viernes Fitch Ratings.

La agencia calificadora advirtió que Pemex probablemente necesitará más apoyo del gobierno y mayores ingresos de su negocio de refinación para hacer frente a los precios actuales.

Con un precio del petróleo mexicano para exportación debajo de 20 dólares por barril, el negocio de la exploración y producción de Pemex no alcanza para cubrir un costo operativo y financiero promedio de 25 dólares por tonel, señaló Fitch Ratings.

El negocio upstream (sector de exploración y producción) de Pemex no genera suficiente flujo de caja para cubrir los costos operativos y financieros (costos de medio ciclo) de más de 25 dólares por barril y la compañía tendrá que depender de su negocio downstream (refinamiento de hidrocarburos) y de la desgravación fiscal de la gasolina por parte del gobierno para cubrir sus costos periódicos, afirmó la calificadora.

La petrolera presenta ya de por sí un alto riesgo de impago, según Fitch, que a mediados de 2019 rebajó la calificación de la empresa a grado especulativo.

En este nuevo reporte Fitch no mencionó cambios en la nota de Pemex, pero apuntó que su débil perfil de crédito autónomo limita su resistencia a la caída de los precios de los hidrocarburos y aumenta materialmente su dependencia del apoyo del gobierno”.

Fitch prevé que Pemex, aun con la liquidez con la que cuenta derivado de las bajas amortizaciones y las líneas de crédito disponibles necesitará una importante financiamiento externo durante el año 2020, dada la esperada negativa de su Caja Libre Neutral (FCF) como resultado de su elevada carga fiscal, agravada por el entorno de bajos precios de los hidrocarburos.