IMPC: Contadores presentan plan económico de emergencia con facilidades fiscales para evitar recesión

  • El IMCP presentó un plan económico de emergencia con propuestas de medidas económicas, financieras y fiscales, para evitar una posible recesión económica.

Los efectos del covid-19, el estancamiento económico y la caída de los precios del petroleo pueden generar una profunda recesión económica en México. Esto de acuerdo con el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP).

Por eso, el IMCP presentó un plan económico de emergencia, con propuestas de medidas económicas, financieras y fiscales para contrarrestar los efectos de estas tres circunstancias.

Plan económico de emergencia del IMCP

Independientemente de lo que en materia de salud se tenga que implementar, el IMCP presentó su plan económico de emergencia con las siguientes propuestas:

Implementar facilidades fiscales como parte del plan económico de emergencia

En materia fiscal, el IMCP recomienda la implementación de las siguientes medidas:

Deducibilidad al 100% de las prestaciones sociales a los trabajadores.

Permitir la depreciación acelerada de nuevas inversiones en activos fijos.

Deducibilidad al 100% de los intereses de créditos destinados a la inversión en expansión de la capacidad instalada.

Dar facilidades para el cumplimiento de las obligaciones fiscales, por efecto del impacto del covid-19.

El martes 17 de marzo, el IMCP presentó un escrito al Servicio de Administración Tributaria (SAT), solicitando una ampliación del plazo para la presentación de la declaración anual de personas morales.

Invertir en poyectos en asociación con el sector privado

El gasto de inversión pública pudiera potencializarse si se realiza en proyectos de inversión en asociación con el sector privado, al 30%. Esto en sectores como la construcción, proyectos de infraestructura, salud, y energía. Así se detonarían inversiones hasta por 330 mil mdp, que equivaldrían al 1.5% del PIB. El efecto multiplicador de este gasto podría generar un crecimiento potencialmente por arriba del 2.5% del PIB. Esto podría contrarrestar el impacto negativo de los choques externos.

Implementar un amplio programa con la banca de desarrollo

Complementar este esfuerzo con un amplio programa de garantías de la Banca de Desarrollo para las grandes empresas y las pymes, mediante la participación de los bancos comerciales y los intermediarios financieros no bancarios.

Canalizar el ahorro de fondos de inversión a proyectos productivos

Revisión del régimen de inversión de las afores, las aseguradoras y otros inversionistas institucionales. Esto para inducir al ahorro de los fondos de inversión para el retiro y los demás portafolios de inversión, a una mayor canalización del ahorro hacia proyectos productivos en el país, a través del mercado de valores.

Apoyar a las pymes y personas físicas deudoras del sector financiero

Hacer un convenio entre el gobierno federal y la banca para apoyar a las pequeñas y medianas empresas (pymes), así como a las personas físicas deudoras del sector financiero. Esto para dar un periodo de gracia, mínimo de tres meses, por el efecto de la pandemia en el país.

Establecer una política que incremente el déficit fiscal

El IMCP propone una política fiscal temporal contracíclica. Esto para incrementar el déficit fiscal en 0.5% del PIB, solo por este año. Dicho porcentaje equivale a cerca de 110 mil millones de pesos (mdp). El 100% de este incremento en el presupuesto debería de destinarse a medicamentos de emergencia y al gasto de inversión pública.

Atacar frontalmente la inseguridad y la corrupción
Iniciar un gran esfuerzo de desregulación, fortalecer con hechos el Estado de derecho, y atacar frontalmente la inseguridad y la corrupción.