ASOCIACIÓN CIVIL DE COMERCIANTES TURÍSTICOS: Amenaza segundo confinamiento; llevará al cierre definitivo de establecimientos

Un año difícil por el confinamiento y cierre de negocios se vive en el sector turístico, así informó Julian Palombo Saucedo, presidente de la Asociación Civil de Comerciantes Turísticos.

“En lo que corresponde al sector turístico fue un año negativo, ya que a principio del año, exactamente a principios de marzo, se empezó a agravar la situación de la pandemia, al grado tal que a partir de ahí muchos de los negocios de la avenida Revolución y otros sectores empezaron a cerrar sus puertas por instrucciones de la Secretaría de Salud, y a la fecha te puedo decir que muchos de esos negocios que cerraron sus puertas, no pudieron reabrir nuevamente”.

Aunque no hay cifras oficiales del cierre de negocios en la entidad, en recorridos por el centro de la ciudad y avenida Revolución, varios de los comercios están cerrados y no pudieron sobrevivir la crisis sanitaria, dijo Palombo Saucedo.

“Un año muy tormentoso y muy difícil para trabajar con todo lo que hemos estado viviendo y experimentando con la pandemia”.

La situación no parece mejorar, pues con un rebrote de contagios de la primera ola que aún no termina, amenaza con el segundo confinamiento y cierre de establecimientos.

Pero el cierre fronterizo para los mexicanos hacia Estados Unidos derivado de la pandemia, favorecerá a los comerciantes locales, pues los tijuanenses se verán obligados a consumir en la ciudad con motivo de las compras navideñas.

“La venta de artículos de regalo, de joyería y artículos que son exclusivos de esta temporada -navideña- en la ciudad de Tijuana, pues les hubiera podido ir peor de lo que se creía y a raíz de que se empezó a restringir los cruces hacia la Unión Americana, pues eso favorece al sector, porque obliga a los tijuanenses a consumir localmente y de esa manera apoyan la economía”.

Algunos comerciantes de la avenida Revolución han recurrido a la venta de artículos navideños para sobrellevar la difícil situación económica que enfrentan desde hace nueve meses que llegó el virus del Sars-Cov-2 a Baja California.