COMPETITIVIDAD: Antecedentes de corrupción y red de connivencias ancestrales dan músculo al Ejército; desplazan al gremio constructor del país; registran un 37% menos de obras dice la CMIC

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Francisco Javier Solares Alemán, declaró que otorgar obras al Ejército solo genera que los ingresos de las empresas constructoras disminuyan, pues quita espacio para generar nuevos y mantener los empleos.

“Esto solo genera un ciclo que no ayuda a la reactivación económica, incluso existen datos que señalan que de 2008 a 2021 la facturación de las constructoras ha disminuido un 37%. Estamos facturando y construyendo menos”, agregó.

Y es que durante la participación en el Día de la Fuerza Aérea Mexicana, celebrado en Santa Lucía, Estado de México, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, presentó una nueva empresa constructor del estado que estará bajo el control de las fuerzas armadas y con encargo de construir obras para el desarrollo del País.

Ante este anunció, el presidente de (CMIC), declaró no estar de acuerdo con todas las responsabilidades que se están dando al Ejército.

Señaló que esto se traduce en una falta de confianza hacia las empresas constructoras y no es el camino adecuado para reactivar la economía, especialmente en la rama de la construcción.

En este sentido, Solares Alemán pidió a las autoridades que sí existe corrupción que se documente y se castigue a los culpables, pues con este tipo de medidas solo se ha logrado restar confianza al sector de la construcción.

“Hay una falta total de transparencia, por lo que pese a que se argumentó que se hace para evitar la corrupción, no ha sucedido nada diferente a como era antes. Es cuestionable que no podamos conocer a qué costo está trabajando el ejército”, recalcó.

Finalmente, citó que una posible solución a este tema podría darse si se propicia mayor confianza entre el sector público del país y la iniciativa privada.