CONFLICTO RUSO: Desafían McDonald’s y PepsiCo el éxodo masivo en Rusia; a pesar de los malos pronósticos económicos deciden quedarse

«La ropa es una necesidad de la vida. La gente de Rusia tiene el mismo derecho a vivir que nosotros», dijo Tadashi Yanai, el director ejecutivo de la casa matriz de la multinacional Uniqlo para justificar la decisión de quedarse en el país.

Esta empresa de ropa tiene 49 tiendas en Rusia y no tiene pensado cerrarlas, a diferencia de pares suyos como la sueca H&M, o la española Zara, que clausuró sus 502 tiendas y detuvo las ventas en línea.

Uniqlo, de origen japonés, sigue así los pasos de gigantes como McDonald’s o PepsiCo, que no han cedido a la presión de uno de sus accionistas para detener su operación en esa nación. O de Burger King y Papa John’s, que aseguran que sus ventas allí están en manos de propietarios locales.

“No tenemos planes de pedirle al franquiciado independiente que posee y opera las tiendas Papa John’s en Rusia que cierre sus tiendas”, aseguró el fabricante de pizzas.

Mientras tanto, otras grandes marcas de consumo como Nestlé, Procter & Gamble y el fabricante de galletas Oreo Mondelez aún no han comentado sobre el estado de sus operaciones en Rusia.