CONGRESO: Reconoce Congreso del Estado a comunidades indígenas con asentamiento y residencia en Hermosillo y Magdalena de Kino, Sonora

El Congreso del Estado de Sonora reconoce a las comunidades indígenas Tohono O´odham, Triquis, Mixtecos y Zapotecos, con asentamiento y residencia habitual permanente en los municipios de Hermosillo y Magdalena de Kino, Sonora, de acuerdo a un Decreto aprobado por unanimidad del Pleno.

Con su entrada en vigor, una vez que sea publicado en el Boletín Oficial del Gobierno del Estado, permitirá acortar la brecha y percepción de que son indígenas de segunda, o como se les conoce despectivamente indígenas migrantes, término que debe desaparecer en las políticas públicas indígenas, establece la parte expositiva del Decreto.

En esta primera sesión ordinaria del mes de marzo, la asamblea aprobó dos acuerdos con exhortos dirigidos a los ayuntamientos del Estado de Sonora en materia de gobierno y administración municipal, el primero, mientras que en el segundo se le solicita a la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura dé a conocer si la especie totoaba aún sigue en peligro de extinción, pese a los trabajos de repoblación que se han realizado en el Mar de Cortés por parte del Gobierno Federal.

En el Decreto aprobado se reconoce a los indígenas Triquis, Mixtecos y Zapotecos asentados en la comisaría Miguel Alemán, el barrio Café Combate y donde quiera que vivan dentro del municipio de Hermosillo, con asentamiento y residencia habitual permanente en esta capital, y a la comunidad Tohono O´odham, con residencial habitual y permanente en esta municipalidad, la cual existe desde antes de la Revolución Mexicana.

También se reconoce su residencia habitual y permanente por tiempos inmemoriales en el municipio de Magdalena de Kino, Sonora, como comunidad indígena de este Municipio, por lo que por justicia social es digna de reconocerle los aportes económicos y culturales que han contribuido al patrimonio de esta región, y por lo tanto se deben de reconocer en el orden municipal para efectos de ser sujetos de derechos sociales, políticos y culturales, en los programas y proyectos aprobados por este Ayuntamiento.