PAGOS PRESENCIALES: Implante de microchip permite pagar con la mano; causa controversia el nuevo método de pago

¿Acostumbras a pagar con tarjetas de crédito, débito o dinero en efectivo?, esto está por cambiar ya que una empresa tecnológica tiene una solución para aquellas personas que ya no quieren cargar su cartera: implantar un microchips en la mano.

Los microchips, que son pequeños dispositivos que se implantan en la piel, y pueden utilizarse para realizar pagos sin necesidad de traer tu tarjeta de crédito, debito o efectivo, y lo mejor de todo es que funciona en cualquier momento y lugar.

En 2019, Walletmor, empresa tecnológica de origen británico-polaco, comenzó a comercializar estos microchips, cuyo precio asciende a los 299 dólares (4 mil 540 pesos, aproximadamente).

Hay que señalar que los microchips utilizan la tecnología mundial sin contacto e inalámbrica Near Field Communication (NFC), que es usada por sistemas bancarios como Mastercard y Visa.

Para utilizar este dispositivo es necesarios registrarse en la plataforma iCard y posteriormente descargar la aplicación.

Después de realizar el registro, se tendrá que activar el microchip y recargarlo siguiendo las instrucciones de la aplicación iCard. También se tiene que registrar la tarjeta de débito o crédito para sincronizarla con el dispositivo.

La plataforma cuenta con pulsera de pago que funcionan con Mastercard, por lo que las transacciones que realices serán seguras. Además, se verán reflejados los pagos que realices.

Una vez que se haya concluido con el registro, el usuario tendrá que acudir a una clínica de estética médica para la implantación del microchips; el procedimiento no causa dolor y tarda aproximadamente 15 minutos, según la empresa.

Es fácil de implantar ya que el procedimiento es simple y proporcionamos una lista de lugares certificados en toda la UE y el Reino Unido”, afirmó Wojciech Paprota, creador de la empresa Walletmor.

Los microchips tiene validez de ocho años, por lo que aseguran que dura más que una tarjeta de crédito o débito, las cuales pueden perderse o dejar de funcionar por el uso constante.

Finalmente, recalcaron que su uso no es riesgoso, hasta el momento los investigadores no han detectado que le microchip de pago cause algún problema de salud.