COMERCIO: Piden Locatarios del Centro de Nogales reordenamiento y control del comercio

Una petición reiterada a lo largo de las administraciones por parte de los locatarios del centro de Nogales, es el ordenamiento y la estandarización de los puestos semi fijos que se encuentran en todo el primer cuadro de la ciudad, situación por la cual los involucrados en este tema ya se encuentran ajustando un proyecto en beneficio de ambas la economía local. Alfredo Lara Villegas líder de los comerciantes del centro de la ciudad.

Mencionó que la intención detrás de esta iniciativa es que se genere un desarrollo económico constante por medio de reordenamiento tanto de la oferta como de la imagen, de estos puestos y que de esta forma puedan obtener ventas positivas en conjunto. Indicó que el primer paso sería establecer un consejo y una mesa de trabajo, para la cual ya se tiene avance en su conformación y también poder establecer lineamientos precisos sobre el acomodo, los lugares de ventas autorizados y en general mejorar la calidad de las estrategias que se emplean para este propósito.

“Hay un programa que es parte de la mesa de economía, que el gobierno municipal está armando, y dentro de ese plan, entra también ese sector, el cual lo que se está buscando, que todo ese sector gane, pero también que el establecido también gane y darle como una especie de ordenamiento donde todos se vean beneficiados”, manifestó el comerciante.

Cabe mencionar que, de manera histórica, esta situación de los puestos en la vía pública, ha sido tema de conversación de los comerciantes con el ayuntamiento de la frontera, pero hasta el momento no se ha podido aterrizar ninguna propuesta concreta, en la que los involucrados accedan a tomar las medidas como propias, lo que significa un reto, por lo que esperan el ahora si cristalizar estas propuestas con el apoyo
de la administración actual.

“Lo que se va a buscar es mejorar la imagen de la ciudad y también buscar el beneficio para todos, de una manera más ordenada”, indicó. Aclaró que este plan no contempla el retirar a los vendedores, sino el organizarlos y en algunos casos reubicarlos, bajo la expresa confianza de que las familias puedan seguir teniendo un ingreso similar o mejor la que ya obtienen.