EXPORTACIÓN: Mantendrán los langostinos y mariscos tendencia alcista; demanda sostenida en E.U. y stock bajo en Europa los mandan a las nubes

  • La situación provocada por el COVID ha llevado a las empresas procesadoras y de distribución de mariscos, especialmente de Europa, a tener un stock históricamente bajo. En estos momentos se hace muy difícil “reponer” esta falta de stock por la situación que hay en origen.

Históricamente, Estados Unidos y Japón han sido los principales importadores mundiales de langostinos; sin embargo, en los últimos cinco años, China ha adquirido particular protagonismo sustentado en el gran tamaño de su mercado interno y la expansión de la clase media.

Entre las especies más importadas destacan p. vannamei y p. monodon, así como los langostinos procesados.

Sin embargo existen serios problemas con la disponibilidad de contenedores, lo que ha provocado un aumento sin precedentes en los fletes y con previsión de seguir subiendo hasta final de año. Debido a las rigurosas medidas de las autoridades en Asia (sobre todo China y Vietnam), en cuanto a controles de contenedores que entran, hay mucho miedo de enviar mercancía a Asia y razón por la cual no hay suficientes contenedores en circulación. Hemos visto recientemente fletes que rondan los $ 12.000/contenedor cuando estos mismos costaban alrededor de $ 4.000 en el 2020.

Las fábricas presentan falta de mano de obra porque las autoridades locales no autorizan el viaje de los empleados a la fábrica por miedo de contaminaciones por COVID.

En China y Vietnam solamente las fábricas que pueden facilitar alojamiento a sus trabajadores, siguen procesando con cierta normalidad, sin embargo, estas medidas afectan a la cadena de suministro en general.

Los precios de los envases han subido y entre otras razones encontramos un incremento en la mano de obra, la inflación en las principales materias primas y la subida en el precio del petróleo.

Las exigentes medidas de control para el transporte, documentos sanitarios, etc., están provocando mucha demora en la salida del producto. Notamos retrasos de entre 2 o 3 semanas en la salida de contenedores por falta de permisos de las autoridades.

Por último, el impulso en las medidas de protección del medio ambiente, los cambios externos climáticos y aunque parezca difícil de creer, la escasez de mano de obra para este tipo de faena, han elevado los costos de producción.