FISCAL: Ve con buenos ojos la Coparmex aplazamiento de la entrada en vigor de la nueva factura electrónica 4.0

Domingo Ruiz López, presidente de la Comisión Nacional Fiscal de la Coparmex, consideró como un avance que el SAT haya accedido a la petición del sector privado de aplazar a enero de 2023 la entrada en vigor de la nueva factura electrónica 4.0, por los graves problemas que enfrentan las empresas y los más de 40 millones de asalariados para obtener su Constancia de Situación Fiscal, sin la cual los patrones no pueden deducir sus nóminas.

Sin embargo, Ruiz considera que aún hay muchos retos y que difícilmente los seis meses adicionales serán suficientes, por lo que exhorta al SAT a otorgar más facilidades. Actualmente, las empresas de más de 400 trabajadores sí pueden realizar el trámite a través de correo electrónico, enviando al SAT los datos de sus trabajadores, y lo que pide la Coparmex es que se amplíe el universo a las empresas con 50 trabajadores.

El mismo Ruiz López reconoce que hay un severo problema en el caso de las pymes, empresas como loncherías, papelerías, tintorerías, etcétera, que tienen menos de cinco empleados y que no se ubican en las capitales de los estados, donde, en la mayoría, están las oficinas del SAT, por lo que el traslado de sus trabajadores para obtener su situación fiscal representa un elevado costo en transporte y en ausentismo, porque faltan a trabajar para trasladarse.

Lo que busca el SAT con este engorroso trámite es terminar con las empresas fantasma y las factureras, al identificar con la Constancia de Situación Fiscal a todos los asalariados y su domicilio. Sin embargo, es un absurdo que no se permita que sean las empresas las que realicen el trámite y que, por un lado, el gobierno diga que apoya a las pequeñas y medianas empresas, pero el SAT no permite que realicen el trámite de Constancia de Situación Fiscal de sus trabajadores y que no tome en cuenta los problemas que enfrentan para cumplir con el fisco.

Fuente: Maricarmen Cortés | Opinión