ORO ROJO: Catapulta la sequía el precio de su majestad el Chiltepín; Sonora tiene la fruta natural más cara del mundo

  • El chiltepín está presente para condimentar un humeante plato de menudo, cocido, albóndigas… para ponerle más sabor al huevo revuelto con machaca del desayuno, para darle un toque especial a los quesos cocidos que fabrican en los pueblos y a toda comida que, a quien la va a degustar, considere que no le vendría nada mal una enchilada.

Conocido como el “oro rojo”, el chiltepín es uno de los productos más cotizados por turistas y residentes de Navojoa la Perla del Mayo, donde, con el paso de los años, su producción se ha visto afectada por la sequía, lo que también ha empezado a reflejarse en el precio de este tipo de productos.

El doctor Jesús Robles, investigador del CIAD ha estudiado y documentado al chiltepín desde 2006, especialmente, desde su perspectiva económica, pero, al mismo tiempo, junto a Bañuelos y otros especialistas, formando parte de un equipo multidisciplinario que trabajó en la tarea de comprenderlo desde sus aristas biológicas, su dimensión y relevancia social.

Entre todos y con el financiamiento del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Comisión Nacional Forestal (Conafor) trabajaron para apoyar a los productores rurales para mejorar sus procesos económicos y para generar un repoblamiento sustentable de la planta que se había colapsado en un 40% por una fuerte temporada de sequía entre 2009 y 2011.

Esta escasez de chiltepín provocó que se convirtiera en un fruto verdaderamente codiciado, pues, en 2006, había una colecta de 103.3 toneladas, con un precio de 600 pesos por kilo y que fue en declive hasta 2011, donde se recolectaron cerca de 66 toneladas, con precios de venta por kilo de, por lo menos, mil 200 pesos a nivel local y que alcanzó hasta los 3 mil pesos en las zonas urbanas.

“En los estudios de mercado es muy elemental”, explicó Robles, “cuando no hay producto, el precio sube y cuando sí, baja; en 2009, llegó a valer hasta 3 mil pesos el kilo.

“Es distintivo de la sierra de Sonora y hace falta mucho”, dijo el académico, “porque hay tantas salidas del producto que, lo que requiere la gente es intervención y apoyo, y hay muchas iniciativas interesantísimas que truenan porque llegaron hasta donde tuvieron recurso”.

Román Alberto Jiménez Valenzuela, vendedor de chiltepín comenta que “Ahorita anda en mil 500 pesos el kilo, pero va a aumentar más por la falta de agua.

No ha llovido y eso ha afectado mucho para recolectores; algunos en la temporada lo cortaron antes de tiempo, y eso también mermó”, explicó.

Jiménez Valenzuela señaló que el año pasado, por la escasez del producto, el kilo de chiltepín llegó a costar 2 mil 800 pesos, por lo que espera que este año alcance esta cifra.

“Va a seguir aumentando ya anda en 800 pesos hasta llegar a los 2 mil 800 del año pasado, incluso creo que la vamos a rebasar”, reiteró.

El comerciante dijo que el producto que vende se lo traen de la sierra de Álamos y Chihuahua, donde se da de forma natural. “A nosotros todo el tiempo no los han vendido los recolectores de la etnia Guarijío, es muy buen producto, picante, crujiente y sabroso”, puntualizó.

Fuente: Expreso/John Castellón