ANTIPOLUCIÓN: Ventilan en ‘Celebrity Jets’, una cuenta de Twitter viajes y emisiones de CO2 de los aviones privados de los famosos

En los últimos días han comenzado a circular varios contenidos que mostrarían los viajes que distintas celebridades y personas famosas realizan en sus aviones privados. En los mensajes se puede ver cómo figuras como el cantante Drake o la presentadora Oprah Winfrey habrían realizado vuelos de 30 minutos de duración y el registro de las emisiones de CO2 de estos trayectos. Desde Maldita.es os explicamos cómo se obtienen estos datos de vuelos privados y el impacto que suponen para la crisis climática.

Registra los viajes de los famosos y lo que emiten

A través de una búsqueda en Twitter, podemos observar que el autor de estos contenidos es la cuenta ‘Celebrity Jets’: un perfil automatizado creado por el programador Jack Sweeney que registra diferentes alertas asociadas al despegue y aterrizaje de aviones privados.

Este perfil no sólo difunde información como la ubicación y el modelo del avión, sino que ofrece una radiografía completa del tiempo de trayecto, así como el consumo del combustible, su coste y la cantidad de dióxido de carbono (CO2) que ha emitido a la atmósfera durante el trayecto.

Tomando por ejemplo al exboxeador Floyd Mayweather, podemos ver cómo el avión privado del exdeportista aterrizó el 19 de julio de 2022 en el aeropuerto de Van Nuys, situado en Los Ángeles (EEUU), tras un trayecto de 40 minutos desde Las Vegas. Un viaje que, según la cuenta, habría supuesto un gasto de 956 kg de combustible, lo que se traduce en un coste de 2.145 dólares para el deportista y un incremento de tres toneladas de CO2 emitidas para el planeta.

Captura de la cuenta ‘Celebrity Jets’

Esta cuenta sólo registra el trayecto de la aeronave, lo que no significa que el dueño se encuentre en su interior en ese momento. No obstante, en redes sociales como Twitter se ha criticado el impacto en el medioambiente que tiene la sucesión de viajes cortos que realizan distintos famosos.

El trayecto que habría realizado el avión del rapero Drake el pasado 19 de julio a Barcelona, de una duración estimada de 52 minutos, habría emitido 16 toneladas de CO2. Una cifra que triplica las emisiones per cápita de España, estimadas en 5,38 toneladas para el año 2019 según Our World in Data con datos de Global Carbon Project.

Más corto fue el viaje realizado por el cantante Jack Nicklau, que habría aterrizado el pasado 18 de julio en Rhode Island tras un vuelo de 21 minutos, con un gasto de 478 kg de combustible y un impacto de alrededor de dos toneladas de CO2, o el paseo de 10 minutos que Mayweather habría llevado a cabo entre dos aeropuertos de la ciudad de Las Vegas aquel mismo día y que se traduciría en un impacto de casi una tonelada de este gas de efecto invernadero.

El CO2 no es el único agente que contribuye al cambio climático en el mundo de la aviación. Mientras que la aeronáutica genera el 13,9% de las emisiones del transporte, según la Comisión Europea, y el 3,5% del conjunto de todas las actividades humanas que impulsan el cambio climático, agentes como el ozono, el vapor de agua o las propias estelas también repercuten en la crisis climática, como ya os explicamos en Maldita.es. Un dato al que hay que sumar la previsión de que aumenten los vuelos un 42% hasta 2040.

¿Cómo calcula el tiempo de vuelo y las emisiones?

El autor de este bot, Jack Sweeney, no sólo ha explicado el funcionamiento de este algoritmo, sino que también ha publicado su código en GitHub, un repositorio online en el que se pueden compartir y modificar código informático de forma colaborativa. Mientras que el programa permite detectar si un avión ha despegado o aterrizado en un determinado punto, también es capaz de realizar una estimación de la duración del vuelo midiendo la diferencia tiempo entre ambos eventos.

Una vez obtenido el tiempo de vuelo, el programa calcula la cantidad de combustible que se ha utilizado y las toneladas de CO2 que se han emitido. Para ello tiene en cuenta el consumo medio por hora de cada tipo de aeronave y lo multiplica por el tiempo de vuelo para obtener una estimación de cuánto combustible se ha gastado en el trayecto. En cuanto a las emisiones de CO2, el combustible en la aviación (los más usados son Jet A y Jet A-1) mantiene una relación de 3,16 kg de CO2 por cada kg de combustible, según la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos. Esta multiplicación que se añade a la fórmula.

¿Son públicos estos datos?

Mientras que los vuelos son privados, lo cierto es que sus datos son públicos y accesibles para quienes dispongan de los conocimientos y equipos necesarios. En Maldita.es ya os explicamos cómo funcionan las páginas que nos permiten seguir aviones en tiempo real. Esta información es facilitada a través de los sistemas de vigilancia Automatic Dependent Surveillance-Broadcast (ADS-B), a través de los cuales una nave emite su estado y posición en tiempo real de forma abierta, sin que sea necesaria una solicitud, para facilitar su seguimiento.

Esta señal puede ser recogida por cualquiera que posea un receptor preparado para ello, y cuya información se puede poner en común para crear estos sistemas de rastreadores de vuelo. De hecho, rastreadores como FlightRadar24 o ADS-B Exchange han elaborado sus sistemas a través de los receptores que han desplegado varios aficionados a la aeronáutica a lo largo del mundo.

¿Estos rastreadores incluyen la información de vuelos privados? Pues depende del rastreador. Mientras que servicios como Flightradar24 o Flightaware pueden no mostrar ciertas aeronaves a petición (por lo general, aviones militares), lo cierto es que esta restricción es decisión de la compañía que difunde los datos.

De hecho, rastreadores de vuelo como ADS-B Exchange, el servicio que emplea esta cuenta automatizada en redes sociales, muestran la información sin “filtros” y sólo refleja los datos que recibe por parte de los usuarios, incluyendo aviones privados. Por lo tanto, sí: los datos de vuelos son públicos y accesibles para cualquier persona con los medios necesarios. Una cuestión que pertenece a un debate sobre la privacidad en la aviación.

 

Fuente: Maldita.es