COVID-19: Sufren astenia; personas que padecieron la enfermedad puedes tener fatiga crónica

Conforme pasa el tiempo los científicos van descubriendo cada vez más información sobre las secuelas del Covid-19, si bien ya conocemos sobre el covid largo o la tos persistente, recientemente los expertos han descubierto un malestar que muchos han padecido pero que no sabemos como se llama.

En esta ocasión estamos hablando de la astenia, un síntoma que es más frecuente en las menores de edad, pero que con la pandemia de Covid-19, comenzó a resaltar entre las adultos que se recuperaban.

La astenia es ese frecuente cansancio, falta de fuerzas o debilitamiento que experimenta una persona después del Covid-19.

¿El cansancio es por Covid-19?

Muchas personas, después de haber tenido Covid-19, han sufrido secuelas, y una de ellas ha sido el cansancio, inclusive, muchas han señalado que se sienten débiles, sin embargo, esto no se equipara a un cansancio físico normal, sino que requiere atención médica.

De acuerdo a la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) señalan que por lo menos el 15 por ciento de las personas infectadas con Covid-19 presentaron astenia.

Sin embargo, la conjunción de diversos factores pueden llegar a desencadenar una astenia crítica, según el Instituto Catalán de Salud de Madrid otras de las causas son:

Actividad excesiva

Desorden en el sueño,

Infecciones

Anemias

Depresión.

Problemas cardíacos

Ingesta de drogas y alcohol

Síndrome de apnea obstructiva del sueño

Ambiente en la esfera familiar.

Así también, la astenia se divide en dos tipos: la orgánica y la psicógena.

“La primera predomina en los varones y suele presentarse de forma aguda y con síntomas más concretos. Las posibles causas son muy numerosas, como alteraciones cardíacas, pulmonares e infecciones, entre otras muchas. Normalmente dura menos de 2 meses y evoluciona de forma continua, predominando los síntomas durante la tarde”, señala la farmaceútica Tránsito López.

“La astenia psicógena suele estar asociada, entre otros, con trastornos depresivos, cuadros de ansiedad, una actividad excesiva y estrés. Se presenta con mayor frecuencia en las mujeres, y lo hace de forma paulatina e imprecisa, con una evolución intermitente y una duración muy superior a la astenia orgánica. Los síntomas suelen ser más intensos por la mañana, sin que el reposo físico proporcione ninguna mejoría”, agrega.

Es por eso que si llegas a experimentar algún tipo de agotamiento físico fuera de lo común o ves que no mejoras a pesar del reposo, acude a un médico ya que podría ser astenia, y si se agrava podría dañar tu salud.